Génesis

Un nuevo sol resplandeció en mayo de 1998, nuevas eran las misericordias de Dios para la ciudad de Neiva, el dueño de la tierra y su plenitud instauraba la Iglesia Cristiana Filadelfia Neiva, la gracia y el favor de Él hizo que el valle de lágrimas se convirtiera en tierra de bendición, tierra prometida, tierra deseable y manantial de vida para salvación y gobierno.

El Señor nos dio una promesa y en ella caminamos desde nuestros inicios, Isaías 60:11.

Primer Servicio

Nacimos con visión de reino y de conquista, quizás éramos muy pequeños pero visionarios en todas las dimensiones del mismo. En la sede que iniciamos ubicada en el barrio Quirinal, se dio apertura al primer servicio de la Iglesia Cristiana Filadelfia Neiva, el 28 de junio de 1998, con 5 personas exactamente. Las primeras personas que se congregaron eran familias de los internos de la cárcel debido a la conexión que tenía el ministerio de nuestros pastores Guillermo y Gloria Adriana Martínez con la Confraternidad Carcelaria de Colombia.

Sede Quirinal

Representa Nuestros primeros dos años

Dios nos dio poder para prosperar y alcanzar 90 personas para nuestro Señor Jesucristo. Seguimos impartiendo identidad y visión de reino por toda la ciudad al punto que nos trasladamos a un lugar más amplio y cómodo, ya que a la iglesia eran añadidas más y más personas cada día.

Sede Los Mártires

Representa 3 Años de la Iglesia

En este punto de la ciudad (centro de Neiva), nos proyectamos hacia la conquista territorial porque estaba rodeado de casas y locales que practicaban brujería y ocultismo, nuestra propia sede tuvo que ser redimida, pues anteriormente había sido utilizada como una Clínica de Abortos. Durante la permanencia en este sitio, levantamos la bandera de victoria al momento de salir de allí, debido a que esos lugares fueron cerrados.

Sede Centro

Representa 3  años de la Iglesia

La victoria de esa batalla en la conquista de la ciudad fortaleció nuestra fe y extendió nuestras estacas hasta llegar a la tercera sede, situada en el micro-centro de la ciudad por el año 2003, la autoridad desatada por Dios sobre nuestros pastores hizo de la estadía en este lugar un referente de multiplicación y fructificación, Neiva para Cristo, en este lugar permanecimos no por mucho tiempo sabíamos en quien estaba puesta muestra mirada.

Camino a la tierra prometida

Tres años más tarde salimos de este lugar a la espera del cumplimiento de la promesa, tuvimos un paréntesis en esa espera por (9 meses) que representaron un desafío, porque salimos creyendo en la entrega de un lugar propio donde desarrollar plenamente la misión y la visión dada por Nuestro Señor Jesucristo.

Estos nueve meses representaron una fe probada porque la Iglesia se fortaleció, creció y maduró, como preparación para un gran reto que tendríamos que afrontar.

Tierra Prometida

En este tiempo aprendimos el significado de la palabra poseer.

Pasamos a ser propietarios de un terreno que fue nuestra base económica para tener una sede tan grande y confortable como la que hoy poseemos, dando siempre la Gloria a Nuestro Rey.

Podemos decir con certeza que nuestro Dios es fiel y cumple lo que nos dice en su Palabra.

Nuestra sede hoy funciona donde antes habitaba la perdición, la prostitución, el adulterio, donde se generaban de raíz los problemas familiares, pues el propósito fue que el Reino de Dios se instaurara sobre ese lugar, convirtiéndose en noticia nacional. Siempre con nuestra mirada al frente, venciendo los más grandes problemas y gigantes, decretando con la palabra que Dios nos había dado este lugar.

Uno de los prostíbulos  más famosos y conocidos en nuestra ciudad y alrededores funcionó en lo que hoy es el lugar donde se restauran familias, donde niños y niñas aprenden la Palabra de Dios, donde habitan el amor, la unión familiar, los principios y valores, donde se decretan palabras proféticas a favor de nuestra ciudad, del departamento del Huila, País y otras naciones que necesitan de nuestro Dios.

Sede Propia

Llegamos, un nuevo templo; pasamos a lo que hoy es nuestra tierra que era un sueño y en ese momento toda una realidad con el espacio que necesitábamos hasta ese instante. Fue un periodo de conquista, de luchas, de batallas, nuestra fe probada y demás.  Pasamos unos tiempos agradables en este lugar, pero realmente sabíamos que íbamos a quedar pequeños, de 5 que éramos al comenzar nuestra iglesia llegaba a las 1.000 personas que adoraban, amaban a Dios y a esta su segunda casa. Pero ya no teníamos espacio, el Señor nos dijo que teníamos que conquistar más, que apenas comenzábamos.

Nuevo Tiempo

Comenzamos un nuevo tiempo lleno de bendiciones, con más fe que nunca, creyendo en que cada día podemos ser más, que nuestra visión ha crecido casi sin límites, donde la excelencia es nuestro punto de referencia para dar lo mejor de nosotros como iglesia a nuestro Padre Celestial.

Nuestra visión siempre será alcanzar a Neiva, al departamento del Huila, Colombia y al mundo entero para que estén a los pies de Nuestro Señor Jesucristo.

Hoy tenemos 5 celebraciones en la semana: El día viernes a las 7:00 p.m., el domingo a las 6:30 a.m., 8:00 a.m., 10:00 a.m. y 6:00 p.m. y seguimos avanzando porque cada día el reto es más grande.

Tenemos además hoy Iglesias hijas en diferentes ciudades y poblaciones  del Huila: Iglesias Filadelfia Aipe, Campoalegre, Garzón, Palermo, San Adolfo-Acevedo, San Agustín y Tello.

Además Iglesias hijas en otras ciudades del territorio Colombiano: Iglesias Filadelfia en Cali (Valle), Ibagué (Tolima), Florencia (Caquetá) , Manizales (Caldas) y Villavicencio (Meta).

Y no paramos porque cada año se añaden más iglesias hijas que nacen con el propósito de extender el Reino de los Cielos por todas las naciones de la tierra.